viernes, 20 de enero de 2012

El Manuscrito I. El secreto, de Blanca Miosi

El Manuscrito I. El secreto, ha sido una de esas novelas que he tenido la suerte de saber de ella desde sus inicios, desde que la encomiable escritora Blanca Miosi, nacida en Perú y afincada en Venezuela hace ya algún tiempo, mencionase en su blog y redes sociales estar entregada en cuerpo y alma a dicho proyecto: el primer borrador de la novela.
Esta primera entrega de Nicholas Blohm, escritor sin mucha fortuna y sin demasiada fe en sí mismo, nos pone sobre la pista de un peculiar personaje que se cruza en su camino. El individuo le hace entrega de un manuscrito singular, del cual emergen una serie de acontecimientos registrados en el libro y en los que curiosamente Nicholas parece estar involucrado. La sola idea de poder plasmar cuanto lee y cuanto le está sucediendo para una futura novela le apresa en su propia trama de tal manera, que ve una oportunidad inmejorable y única para reflotar su ánimo y poder crear una novela brillante a la vez que diferente.
Los hechos que va descubriendo le arrastran a profundizar en la veracidad de cuanto está escrito. De esta manera conoce a Dante Contini-Massera, sobrino del conde Claudio Contini-Massera, que está apunto de recibir de su tío una herencia incalculable que apenas entra en la mente de cualquier mortal, y a saber de la espeluznante historia que concierne a Josef Mengele, médico y criminal de guerra nazi, especialmente reconocido por sus esperpénticos experimentos con seres humanos.
Blanca Miosi nos lleva hábilmente de la mano de Nicholas Blohm a conocer antiguas bibliotecas y a descender a viejas catacumbas en Armenia. Todo un entramado entretenido donde el lector se sentirá en todo momento atrapado por la historia, y con la curiosa necesidad de resolver todos los enigmas que persiguen la propia conciencia de Nicholas Blohm.
En definitiva, El secreto es una novela de intriga con algunos toques de Historia bien entrelazados con la ficción. Quizá echo en falta (en este tipo de aventura, y a modo muy personal) ciertos puntos de acción que hubieran realzado los momentos de mayor tensión de la trama. Pero en definitiva, es una novela muy recomendable a la que Blanca Miosi nos tiene acostumbrados con su elegante y accesible narrativa.


Datos de la novela.

Nicholas Blohm, un escritor frustrado, encuentra cierto día en el parque un extraño personaje: un comprador-vendedor "al peso" de libros usados. El hombrecillo lo reconoce por haber leído de él un par de libros, y decide obsequiarle un manuscrito que extrajo de la colección que guardaba en una enorme bolsa plástica negra.
El escritor empieza a leerlo y nota que el manuscrito es especial. Cuando lo cierra desaparece la historia, es decir, todo lo que en él había escrito. Se desespera, pues su intención es apropiarse de la novela, y en medio de su ansiedad por encontrar respuestas decide buscar en Internet. Encuentra que los personajes que figuraban en el manuscrito sí existen y que justo está ocurriendo lo que decía que iba a suceder. 
Viaja a Roma a encontrar a los personajes de "su novela" y de pronto se ve involucrado en la trama. 
A lo largo de la novela junto al personaje principal debe encontrar el secreto dejado por el conde Claudio Contini-Massera a su sobrino. Un secreto que de llegar a cristalizarse involucra una gran fortuna, una búsqueda que apela a la inteligencia de ambos: sobrino y escritor; y que los lleva a bibliotecas encadenadas, a las catacumbas de Armenia y a la Isla de Capri. 
La novela transcurre en catorce trepidantes días. Es una novela corta, que en su versión papel podría contener 260 páginas.

*  *  *  *  *  *  *

Blanca Miosi nació en Perú  y vive desde hace décadas en Venezuela.
Publicó su primera novela El pacto en 2004 y en 2005, otra obra suya, El cóndor de la pluma dorada, quedó finalista en el concurso Yo escribo. La búsqueda, Roca Editorial 2008, Barcelona España, un relato basado en la vida de su esposo, prisionero superviviente del campo de concentración de Auschwitz, tuvo una gran acogida. Fue ganadora del Thriller Award 2007.
En 2009  publicó  de la mano de Editorial Viceversa, Barcelona, España: El legado.  Un fascinante relato sobre una saga familiar basada en el personaje de Erik Hanussen, considerado durante muchos años el mejor vidente de Berlín y consejero personal del Adolf Hitler. A la venta en España, Sudamérica y ahora en Amazon en formato Kindle y de papel. Actualmente es representada por Antonia Kerrigan Literary Agency.
Otras obras publicadas en Amazon:  Dimitri Galunov El manuscrito.

o:



7 comentarios:

Blanca Miosi dijo...

Querido Mián! Qué sorpresa! y mira que la portada es una pasada, realmente eres un artista. Me encanta tu reseña porque manifiestas en ella lo que yo quería que el lector sintiera al leer la novela, Muchas gracias, amigo,

Tu amiga y admiradora,
Blanca

Tatty dijo...

Coincido en todo lo que has señalado, a mí también me gustó mucho esta novela y ya estoy deseando leer una nueva aventura de Nicholas Blohm

Mián Ros dijo...

Las palabras son totalmente sinceras, ya lo sabes, Blanca.

El secreto te deja ese regusto agradable cuando lo acabas sabiendo que ha estado bien la trama, y una pequeña frustración al saber que hay más pero que esta historia llega hasta aquí.
Una novela de intriga y aventuras muy entretenida que se presta a leerla de manera fácil; cuando quieres darte cuenta, has llegado al fin.

Felicidades, amiga.
Un fuerte abrazo,
Mián Ros

Mián Ros dijo...

Así es, Tatty. Entonces coincidimos en que es una novela para recomendar, sin ninguna duda.

Un abrazo,
Mián Ros

Maribel dijo...

Con ella estoy ahora, Mián. La he comenzado esta tarde y es de esas historias que te atrapan desde el principio. No creo que me dure mucho entre las manos.

Un abrazo.

Mián Ros dijo...

Estoy contigo, Maribel.
Ya veremos el resultado que te deja la novela cuando acabes.

Por cierto, tienes una voz muy radiofónica, se me olvidó comentártelo en tu página. Y mucha soltura, se nota que tienes tablas en esto, parecías tú la presentadora del programa, vaya vaya. Me sorprendió bastante.

Un abrazo,
Mián Ros

Maribel dijo...

Jajaja, bueno, hay cosas que tengo que corregir, entre ellas ¡que hablo muy deprisa! Poco a poco iré habituándome al medio. Muchas gracias.

Un abrazo.