domingo, 23 de octubre de 2011


He salido a pasear... y he cruzado mi mirada con la gente. He surcado por entre el cauce de murmullos, de comentarios, de expresiones y hasta he curioseado el descaro que muestran sus rostros al hacerlo. Quizá lo haya hecho contigo, y lo más seguro es que no te vuelva a ver jamás, al igual que a ellos; pero no importa. Quizá algo valió la pena de cuanto vi, o quizá no, y regrese de vacío, con la simple sensación de bienestar de un paseo más, satisfecho por el frescor de la mañana. Pero si por el contrario he hallado una descarga en mi interior... el bienestar me abrigará, y prenderá la chispa que enciende el fuego que preparo para ti con recios brazales de leños y ramas. Es mi forma de darle forma (permitidme la redundancia), para establecer el ambiente requerido en mis escritos. Que luego espero leerás (quizá tardes años) algo que descubrí en otro o en ti. Leerás sentado o tumbado pero tranquilo, al cobijo de esa lumbre que dispuse para ti, mientras yo volveré a estar lejos, paseando, buscando, experimentando, capturando sensaciones que colmen mi inspiración, pues mi vida y cuanto escribo está plagado de ti, de momentos tuyos... y tuyos... y tuyos también. Y quizá cuando tus ojos aún estén leyendo lo que una vez escribí, yo estaré más lejos que ayer. Tal vez allá, o allí, bajo la frescura que me ofrece aquel árbol, prieto en hojas; tomando la inteligencia de su mudez y su reposo y, bajo la misma sombra de su paz, me aprestaré sin prisas. Me recostaré entonces sobre el cofre de los recuerdos y desempolvaré el papel de mis instantes que quizá viví junto a ti y guardé para escribir.

Mañana saldré a pasear, quizá esta vez sí me cruce contigo...


(Mián Ros - 13/09/2009) ─ (revisado 23/10/2011) (quedan reservados todos los derchos sin permiso de su autor)


10 comentarios:

María dijo...

Si sales a pasear, me invitas y llevaré un paraguas en esta tarde lluviosa. Un cafelíco no estaría mal. Besos, amigo.

María

B. Miosi dijo...

Precioso, Mián, me ha encantado.

Te sugiero que actives los botones para compartir en Twitter, Facebook, Buzz, etc. Eso lo puedes hacer en configuración. De esa manera podré dar publicidad a tu blog todos los días.

Besos!
Blanca

Maribel dijo...

Lo defines muy bien, Mián, ese paseo es lo que alimenta al escritor, es su fuente de inspiración, lo que observa, lo que huele, lo que toca, las personas con las que se cruza... Después, en la soledad del escritorio, ante el papel en blanco, nacen las historias.

Un abrazo.

MiánRos dijo...

Hola María,

El cafelico y la lluvia siempre se llevaron bien.

Besos,
Mián Ros

MiánRos dijo...

Hola Blanca,

Bueno, es un texto corto donde se representa (un pequeño guiño) la escondida musa del escritor.

Sabes que no me prodigo mucho por las redes; lo miraré; Twitter y Buzz no tengo. Gracias de todos modos.

Besos,
Mián Ros

MiánRos dijo...

Hola Maribel,

Era la idea.
Aunque el texto es de hace algunos años lo he rescatado para este mes, y creo que es así, ¿cuántos personajes no habrán surgido de la personalidad que nos dejó algún vecino anónimo? ¿Cuántos lugares no habremos descrito de los que alguna vez visitamos?

Otro abrazo para ti.

Mián Ros

Lady dijo...

Un paseo muy prometedor. Besos

MiánRos dijo...

Todo un placer que te hayas unido al paseo, Lady.
Besos,
Mián Ros

La Bruja "Escritidora" dijo...

¡Precioso paseo! Creo que ya he arreglado mi problema con blogger y ya puedo dejar comentarios. Muchas gracias por los ánimos y los buenos deseos. Cruzo los dedos para estar felicitándote muy pronto yo a ti. Un abrazo fuerte.

MiánRos dijo...

Hola María,

Me alegro que hayas podido arreglar el problema de Blogger.
Pasito a pasito... ya sabes. Ya verás como muy pronto tenemos tu novela por las librerías.

Recibo tus ánimos.

Otro abrazo para ti,
Mián Ros