martes, 26 de octubre de 2010

Cartas a un idiota (J. J. Benitez)

Cartas a un idiota. Memorias de un desmemoriado (J. J. Benitez)

Después de cuarenta y nueve libros escritos y cuarenta y cuatro publicados, J. J. Benítez decide experimentar algo insólito (para él): escribir para no publicar. En julio de 2002, el periodista e investigador navarro está a punto de morir. A partir de ese momento, su vida cambia, todo cambia. Y decide escribir para “el idiota que lleva dentro”. Así aparece Cartas a un idiota, la obra más íntima y mejor trabajada. Pura orfebrería del pensamiento. Lo que no sabía J. J. Benítez es que el Destino también hace trampas...

Cartas a un idiota es un trabajo bien estructurado que sirve como alimento espiritual a la persona basándose en el análisis reflexivo de uno mismo y la obtención del mayor provecho de las PGC (las pequeñas grandes cosas).

“¿VIVIR, con mayúsculas? Otro viejo y añorado sueño. Lo predico casi a diario, en mis libros. VIVIR. Eso es lo que cuenta. Sin embargo, soy el primero que no lo cumple. No VIVO. En el mejor de los casos, MALVIVO. Y los pensamientos me atropellan: lunes (reunión con montaje), la música no me gusta, llamada al cura Iñaki (sabe un caso de ¡resucitado”), almuerzo con el equipo...”.
“Lo sé. No es bueno vivir con minúsculas. En realidad no puedo hacer otra cosa. Alguien tiene que pagar las facturas. ¿O no?

Benítez, tras ver la puerta que “cruza al otro lado”, esquivar la muerte y recibir la gracia de una segunda oportunidad, nos implica en este ensayo su propia experiencia y enseña a nutrir nuestro propio pensamiento. A saber recorrer los pasajes encerados de banalidades para no escurrirnos, otorgando (al que se preste a escuchar, no sólo a leer) las botas enlodadas para restar pulidez a lo vivido y atravesar, con un “yo firme”, el verdadero sentido brillante de la VIDA; llegar a la cima del “saber VIVIR con mayúsculas”. Renunciar a las prisas aferradas al sistema establecido y multitudinario yermado por las obligaciones; calzarse la VIDA y acordarse de lo que realmente importa: VIVIR. Darle el respeto y el sitio que se merece a “la duda”, esa que siempre habita en algún rincón de nosotros mismos. Sentirse amigo del silencio. Sazonar la Cordura. Lavar a mano tu “yo”. Ser profano e idiota en tu tierra. Asomarse de puertas para dentro y reírnos del miserable que llevamos dentro.

“En la medida de tus posibilidades, cambia lo grande por lo pequeño. No importa qué. Lo grande, como el azul del cielo, es tan hermoso como lejano. Aquí, en esta vida, nunca será de tu propiedad. No comercies con lo imposible. Si de verdad quieres VIVIR, acaricia y juega con lo pequeño. Si te fijas, lo grande siempre está compuesto por muchos pocos.”

En definitiva: LUZ + LUZ = OSCURIDAD.” Y como dijo el buen amigo de Benítez, Joaquín Ibarra: “No hay nada (NADA) que no se pueda dejar para mañana.”

El resultado que obtengo después de leer, Cartas a un idiota de J. J. Benítez es: aprende a VIVIR + VIVE (con mayúsculas)= VIVIRÁS.

A continuación incorporo una pequeña entrevista obtenida de la web del investigador, periodista, escritor, poeta... J.J. Benitez.

Se dedica a la «revolución», es decir, a pensar


¿Cuál es su tema favorito?: “Jesús de Nazaret”.

Es un admirador ferviente de Julio Verne, ha visitado tres veces el Mausoleo de Verne. En una ocasión limpió su tumba y le puso flores blancas. Llegó a pagar unos 1.800 dólares por un libro del autor. En 1988 J.J. Benítez publicó "Yo, Julio Verne".

Libro favorito de infancia: Libros de Verne y de Tarzán, aunque los tuvo que empeñar para salir con sus amigos.

Ha dado la vuelta al mundo más de 100 veces investigando misterios y enigmas. Su penúltimo coche recorrió más de 500.000 kilómetros.

Sus dos amores: “Mi esposa y la mar."

Libros vendidos: Más de 9 millones de ejemplares en todo el mundo y en varios idiomas, y más de 5 millones de la serie "Caballo de Troya." Tenía 28 años cuando escribió su primer libro, “Existió Otra Humanidad.”

¿Se considera más periodista que escritor? “Si, claro. Para escribir hay que tener el don de la palabra. Yo sólo pinto con ellas.”

¿Pasatiempo favorito?: “Pintar y el cine. El jardín es pura terapia.”

¿Qué utiliza para escribir?: “Una máquina de escribir Olivetti. Es cuestión de fidelidad.”

¿Su escritor contemporáneo favorito? “Los que hacen cine con las palabras.”

¿Qué lo hace reír? “Sobre todo, yo mismo.”

¿Cuál es la música que más disfruta? “Depende del momento. Ahora estoy con Yanni y Bárbara Streisand.”

¿Si tuviera una segunda oportunidad que haría? “Ya la he tenido, a partir del 26 de Julio 2002.”

Su comida favorita: "Bocadillos con pan muy tostado."

¿Qué país o lugar que más lo ha impactado por su belleza? “No conozco ningún país feo. Solo gente impresentable.”

Su palabra favorita: "Ahora."

¿Es Curioso? “Sí, sobre todo con lo prohibido.”

Es fanático, amigo y socio de Jesús. ¿Le gusta escuchar más de lo que le gusta hablar? “Cuando me escucho me doy risa.”

Un saludo a todos los seguidores de Literatura Horizontal y feliz semana.
Mián Ros

13 comentarios:

Begoña dijo...

Muy interesante sin duda, me apunto el título para buscarlo y leerlo, es de los que me gustan. Gracias por el apunte :)
Saludos

Lola Mariné dijo...

Nunca me ha interesado mucho este escritor, pero quizas me anime a leer este libro.
No hay nada como verse en un trance como ese para valorar la vida y cambiar algunas cosas (supongo).
Saludos.

PRINTOVA dijo...

Interesante Mián, me gustó mucho esa entrevista, me parece una gran persona. No he leído aún nada de él, me parece que me voy ha animar a buscar su libro, una segunda oportunidad es algo muy importante y ese libro se me hace especial.

Ya te contaré.

Un besote enorme.

Margarita dijo...

Mián, J.J. Benítez era casi mi ídolo en la adolescencia. Siempre fui muy curiosa y todo lo que no tenía explicación me atraía, todo lo que no encajaba en la historia, esos enigmas que han sido tan denostados por los estudiosos oficiales. He leído varios de sus libros, y siempre que lo veía en una entrevista en televisión para mí era una fiesta. A mí también me parece más periodista que escritor, pero, en cualquier caso, lo que sí es, es un gran comunicador y hasta cuando escribe para él mismo, para no publicar, acaba viendo la luz.

Me ha gustado mucho, y ha sido evocadora, leer esta entrada. Miraré de comprar ese libro.

Un beso,

Margarita

Armando Rodera dijo...

He leído varios libros de esta hombre, MiánRos, pero el que comentas no lo conocía. Aunque tiene buena pinta, la verdad. Quizás lo busque.

Gracias por la información. Un abrazo y feliz puente.

Javier Pellicer dijo...

Como Margarita, hubo una época en que todo lo que J.J. Benítez publicaba acababa en mis manos. Es cierto que el tiempo pasa y con él cambiamos. Lo que antes nos apasionaba ya no lo hace tanto, aunque siempre quedara una chispa de ese joven soñador que devoró página tras página de "Caballo de Troya". Ese libro fue toda una experiencia para mí, hasta el punto de que me devolvió la pasión por la literatura, un tanto olvidada en esos días convulsos de adolescencia.
En cuanto a J.J. Benitez, bueno, qué decir. Genio y figura. Amado por muchos y odiado por otros tantos. Yo estaría más cerca de los primeros que de los segundos, aunque ya no con el fervor de días pasados. Uno, que se hace mayor (afortunadamente).

MiánRos dijo...

Hola, Begoña,
Me resulta gratificante que te haya podido, al menos, servir de ayuda. Desde luego, si te gusta la lectura elevada a la máxima potencia, encontrar tu primigenio “yo”, creo que podrá gustarte.
Un fuerte abrazo,
Mián Ros

MiánRos dijo...

Hola, Lola,

Sin duda cuando hablamos de J. J. Benítez se nos abre una incógnita tan ancha y grande que nuestra mente se hace pura interrogación: “qué nos trae el singular J. J.”.
Y en este caso, verse a un paso del "otro lado" y teniendo la capacidad de la palabra, da como para escribir un libro, por lo menos.

Un fuerte abrazo.
Mián Ros

MiánRos dijo...

Hola, Printova,

Si no has leído nada de él, te recomiendo empezar por Caballo de Troya I, verás la historia de Jesús de Nazaret desde otra perspectiva.

Besos y abrazos, hermanita.
Mián Ros

MiánRos dijo...

Hola, Margarita,

Yo, sin embargo, descubrí a Benítez bastante tarde, pero ya sabes... nunca es tarde si...
Gracias por tus palabras y ha sido un placer traerte esos recuerdos...

Un fuerte abrazo,
Mián Ros

MiánRos dijo...

Hola, Armando,

Y la tiene je je. A ver... este trabajo de J. J. Benítez no puede decirse que me haya encantado cien por cien. Eso sí, toda lectura tiene su analítica tras la intervención (a corazón a abierto, y nunca mejor dicho) claro está... lo que sí me deja latente esta confesión del autor es, sin ninguna duda, a ver la VIDA de diferente manera, de eso puedo estar seguro; alguien que estuvo( casi al otro lado, te avisa); escúchale, luego coge la mano que te tiende o no lo hagas, allá cada cual...
Un fuerte abrazo,
Mián Ros

MiánRos dijo...

Hola Javier,

Así es, J. J. Benítez es un autor que tiene la capacidad de no dejar indiferente a nadie, ya sea en su favor, o por el contrario, formando parte del bando de la oposición.
Su novela, Caballo de Troya I despertó mi más escondida reserva de asombro y ambición por el latente bypass de su escritura, narrando, desde ese punto tan singular de retornar al pasado, la historia de Jesús.

Ja ja, desde luego, afortunadamente, hacerse mayor es cuanto menos que asombroso.

Un fuerte abrazo. Gracias por dejar constancia de tu visita.
Mián Ros

Tony dijo...

Yo también, como Benítez, soy fan de Jesús -incluso antes de los CDT.
Creo que Junajo es un escritor que dice lo que piensa y que habla através de sus personajes. Es como si sus personajes fueran él mismo, valga la redundancia.
Los CDT los he leído una 5 veces cada uno (del 1 al 8, hasta ahora) y no me canso.
Muchos dicen que el tema de Jesús me ha obsesionado y lo acepto. ¿Quién más puede tener la capacidad de obsesionar a una persona -incluso a científicos, erúditos y grandes estudiosos- que Jesús? Creo que nadie; ningún personaje histórico a causado tanta sensación...
Me apunto el título del libro y lo busco, se ve muy interesante.

Saludos.