domingo, 21 de febrero de 2010

SIGUEN LAS SORPRESAS

Si existe alguien que puede conocerme tanto o más que yo mismo, esa es mi querida hermana, Gemma.

Fiel a sus principios de mujer luchadora y tenaz, siempre ha encarado la suerte de manera salomónica, valiente contra la adversidad. Abandonó la rutina y la polución de los feos edificios de la zona centro del país y viajó con su familia lejos, buscando nuevos aires, otras sensaciones. Abierta a la esperanza y labrada por los surcos de la sociedad y el sistema, se desmarcó cargando con su ilusión y se instaló en un pequeño pueblecito del norte de España, emplazado en tierras asturianas. De este modo, demostró que la felicidad y la de los tuyos cabe en la mochila que cuelgas, siempre dispuesta a ser abierta allá donde las circunstancias se apresten necesarias.
Su amor a la pintura y a la poesía han sido sin duda reservas escondidas al exterior, expuesta en contadas ocasiones, aunque bien es cierto que ganó algún concurso de poesía con: El grito, claro que de eso hace mucho tiempo. Para entonces, yo ya sabía de su destreza y de la habilidad de jugar con las palabras sensibles y delicadas que ostentaba, sólo cabía esperar.

Ahora, muchos años después, cuando las tecnologías avanzan más rápido que la estancada moralidad del Hombre y el poco respeto que demostramos tenerle al Mundo abriendo un enorme boquete en las azules costuras de la Tierra, y donde las voces no son sólo un vínculo de encuentro como anhelamos, sino también de desencuentros y desavenencias, ella ha vuelto. Ha bajado en la estación internacional: la red, más reflexiva y madura, y una vez aprendidas las reglas básicas, sorprendentemente y con todo el atrevimiento que siempre ha desplegado, ha abierto un blog: EL GRITO DE PRINTOVA. En él, ella siente volver a reencontrarse con la poesía y con todos esos sueños que habían dormido en su interior.

Mi ánimo y felicitación a ella, hidalga luchadora; tu fantasía es la mía, y la mía tuya.

Para rubricar la sorpresa, en su último post, Printova regala a MiánRos toda la entrada, y como colofón me dedica una de sus preciosas poesías. Gracias Printova, hermanita.

MIÁNROS

Terminó la frase y preguntó,
sin saberlo,
sin entender que el destino,
un manto tendió delante.

Comenzó su andar temprano.
En su alforja
la brújula de los sueños,
su nómada compañera
y unas hojas en el fondo.

Desorientado y confuso,
emprendió su andar.
Caminando a paso corto,
seguro de su intención.

Tropezó, cayó,
más el polvo se quitó,
miró al frente la vida,
y la senda prosiguió.

Bañó su saber en libros,
viejas reliquias de oro,
cual más bellos y sabios tesoros.
Y creció,
y como gota que estalla y se esparce,
así, así nació MiánRos.

Fundió sus palabras aún mudas,
a gritos sobre el papel,
¿cuántas horas?
¿cuántas noches?
para dar forma a su mundo,
nuestro mundo,
el de Dhàniel.

Limpia, brillante,
envuelta en detalles,
acaricia su pluma
como si acariciase un ave.
Sin texturas ficticias,
tiene el don de transformar,
la destreza de crear.
Almaranthya,
ahora es nuestra y
de cuantos quieran soñar.

He perfilado palabras,
que derramen su persona.
Revolví tierra con cielo
para poder describir,
y no hallé rastro alguno,
ni encontré palabras hechas
que describan quien es él.

Más su persona es muy grande,
su humildad más grande aún,
pero inmensa su escritura,
y abrumadora su luz.
Así es él,
así es, Miánros.

Nunca olvides y recuerda,
siempre fue muy especial,
ayer renació de un letargo,
mírale,
hoy nos hace soñar.

Printova (para leer toda la reseña, pincha aquí)

----------------------------------------------------------------------------------


LA ESTRELLA DE DAVID, de Daniel De Cordova.

Hitler estaba seguro de dos cosas: Ralf Holz era el prototipo de la raza Aria y Josef Dietrich lo ayudaría a cristalizar ese deseo.
MiánRos estaba seguro de dos cosas: Daniel De Cordova era el escritor bandera y su Estrella de David el viento que agitaría el estandarte de su pretensión.

La Estrella de David es una novela corta, ambientada en la Segunda Guerra Mundial y centrada en el conflicto de las divisiones alemanas. Con este telón de fondo, Daniel De Cordova nos muestra el lado salvaje del nazismo, pero desde un rinconcito privilegiado: la ventana más humana, la desnudez del soldado, el Hombre, el sentimiento que abriga el Ser, el propio Alma.

Está escrita con atrevimiento, comprimida de sentimientos fascinantes. Un juego donde la alegría nos salpica como el deber, el honor, la Guerra, la sangre, el Amor, el volver a empezar, reverdecer y merecer estar vivo, y VIVIR.

Ralf dijo la verdad, pensó David al cerrar el sobre. Y yo, al cerrar el libro.

Soberbio, Daniel. Mi enhorabuena por la distinguida novela que nos brindas. Sobre todo, por los valores morales que despierta. Párrafos efímeros pero intensos, tajantes, directos, sentidos, amargos, lindos, generosos, violentos, íntegros, explícitos e infinitos dentro de su brevedad... GRACIAS.

Miguel Ángel López (Mián Ros)

----------------------------------------------------------------------------------

Para despedirme, y para todos aquellos que quieran saber un poco más de mis novelas, aquí dejó el enlace al capítulo 2 de Ángeles de Cartón, completito.
Un abrazo a todos y que paséis una feliz semana. Mián Ros.

Pincha la foto para acceder al capítulo 2 El primer Ángel

18 comentarios:

PRINTOVA dijo...

He abierto tu blog, como cada día, y el corazón me dio un salto. Has ruborizado los sentimientos más escondidos que guardo. Decir que me ha hecho ilusión es efímero, estoy aun flotando en la dicha que me alberga. Quizás no esté acostumbrada a que se hable de mi, y más de la forma en que esparces palabras tan bellas hacia mi persona.
Cuanto agradezco tus elogios, lleno de ese ánimo que a veces me falla, cuan ráfaga de aire calido en estos días fríos, gracias Miguel, gracias por haber renacido como Miánros, porque gracias a ti mi blog existe y en el puedo verter todo cuanto siento y quiero, entre ello a ti.
Un beso de tu hermana Printova.

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Miguel, una entrada magnífica, llena de temas para leer y reflexionar.
Un privilegio conocer la poesía de tu hermana: ¿será que el arte se lleva en los genes? , ¿en la sangre?
Mis felicitaciones a ella por supuesto.
Respecto al libro de Daniel, muy buena tu reseña. Yo tengo el librito a la espera, pues ando saturado de compromisos literarios, de índole lectora. Pero en cuanto pueda le dedico el tiempo que merece.
Estás hecho un jabato de las letras, querido Miguel.
Un abrazo.

Daniel DC dijo...

Que agradable saber que en tu familia, exista un amor por la prosa. La poesía de tu hermana, es sublime; felicítala de mi parte.

Gracias por tus palabras hacia mi novela y por la creatividad en presentar el artículo. Captaste una de las esencias escondidas de la historia y me alegra que te haya gustado.

Voy a darle publicidad en facebook para que visiten tu Blog y si me lo permites, colocar tus palabras en la sección “Testimoniales” de la novela.

Un cordial abrazo mi estimado amigo,

Daniel DC

B. Miosi dijo...

Mian,

Es maravillosa la manera como se siente el amor que existe entre tu hermana y tú. Voy a pasar por su página y la enlazaré a mi blog.

Ese poema es precioso, debes sentir tu corazón muy cobijado con una hermana como ella.

La novela de Daniel es corta, pero contiene todos los elementos para hacerla interesante, ágil, y se lee en un tris con interés de principio a fin.

Mian: leeré el capítulo 2 de Ángeles de cartón y te dejaré mis impresiones.

Besos!
Blanca

MiánRos dijo...

Gemma,
Para mí es un placer hablar de ti. Creo que deberías irte acostumbrando, hermanita. Y los elogios son más que merecidos por supuesto; soy yo el que está agradecido que me hayas dedicado una poesía. Mil gracias.

Me alegra de que hayas vuelto, Printova.

Besos.
Mián Ros

MiánRos dijo...

Gracias Sergio,
Viniendo de mi hermana casi me lo esperaba, aunque uno no se acostumbra. Siempre me cautiva gratamente, ella es increíble.
Anímate con la novela de nuestro amigo Daniel, se lee de tres sentadas y es muy entretenida y agradable, sobre todo el trasfondo de la historia.

Un saludote, amigo.
Mián Ros

MiánRos dijo...

Hola Daniel,
Ella ya escribía hace muchísimo tiempo, lo que pasa es que la vida te va llevando por otros derroteros y, a veces, abandonamos algún sueño por diferentes circunstancias. Me satisface que después de tantísimos años sin escribir, haya vuelto. La deseo todo lo mejor porque tiene mucho dentro, que seguro sacará para deleite de todos los que estamos a su lado.

Tu novela ha sido un paseo por la conciencia de Ralf y de David, increíble. Leí dos veces algunos capítulos para no desvariar en la trama ya que tenía que ir atando cabos que no cuadraban en lo que yo creía intuir o leer. Pero al fin bien resuelto, sin ninguna duda.

Un abrazo, amigo. Me agradó mucho leer La Estrella de David.
Mián Ros

MiánRos dijo...

Hola Blanca,
Es así, aunque estemos viviendo lejos el uno del otro estamos muy unidos, o al menos así se manifiesta mi corazón y el de ella. En casa estábamos muy unidos, y a mi hermana pequeña también. Siento que esa distancia hace que se agranden los sentimientos más aún.

Es cierto que es un poema muy bonito, y viniendo de quien viene, qué decir...

La novela de Daniel lleva un ritmo trepidante. Cuando pasas y pasas y quieres resolver todas las dudas que te ha creado... has dado por concluido el último párrafo, y te ves leyendo la sinopsis de la tapa, y te preguntas ¿por qué tan corta? ¡quiero más! Es un tema que hubiera funcionado para una novela larga. Pero el hacerla de este modo también te deja ese sabor de: "lo bueno si breve dos veces bueno".

Gracias por seguir los capítulos de mi novela, es un placer para mí que leas, Ángeles de Cartón.
Besos, amiga.
Mián Ros

Emcharos dijo...

Felicidades a Gemma por su blog, y felicidades a ti también, amigo Mián, por tener una hermana y amiga a la vez tan maravillosa. Tus bellas palabras hacia ella en este post así lo recalcan.

Un fuerte abrazo, compañero.

Alejandro Laurenza dijo...

Mián,

Qué historia de vida tan bella la de tu hermana. Estaré visitando su blog!

Un abrazo,
Alejandro.

MiánRos dijo...

Hola Encharos,

Recibo tu felicitación, en mi nombre y en el de mi hermana.
Gracias por pasar.
Te deseo muchos éxitos para tu nueva novela "La llegada del Extranjero".

Un abrazo, amigo.
Mián Ros

MiánRos dijo...

Alejandro,

Así es su historia, toda una aventura que podríamos contar en una novela. Ella no es de intenciones sino de hechos, todo una luchadora, y muy consecuente.

Lo bonito de todo, es que ella me sorprendió gratamente en su blog hablando de mi entretenimiento preferido: la tarea de reordenar letras para formar párrafos que lleven coherencia hasta armar una historia que tenga incluso un final y sea creíble.

Todo un detalle que pases a visitarla, gracias.
Un abrazo, amigo
Mián Ros

PRINTOVA dijo...

Con tu permiso Mian, desde tu blog quería dar las gracias a todos tus extraordinarios amig@s, por sus palabras, por visitar mi blog y como no, darles la bienvenida, aquí tienen una nueva amiga. Todos surcamos los mares en el mismo barco, nuestras velas son azotadas por el mismo amor a las palabras grabadas. Gracias de nuevo. Que el viaje nos sea próspero a todos y cada uno de nosotros.
Un abrazo a todos.

Lola Mariné dijo...

Hermosa relacion entre hermanos, llena de amor y admiración mutua.
Felicidades a los dos por ello.
He leido esa primera poesia, visitaré el blog de tu hermana.
Saludos.

MiánRos dijo...

Hola Lola,
Recibo tu felicitación. Gracias por pasarte.
Besos, amiga.

Mián Ros

Armando Rodera dijo...

Hermosa entrada, MiánRos. Me agrada comprobar la fantástica relación entre hermanos y la sensibilidad que destiláis ambos. Me pasaré más tranquilamente por el blog de tu hermana para verlo con calma.

En cuanto al libro de Daniel tengo una lista de novelas pendientes por temas profesionales, pero en cuanto pueda le hincaré el diente a una historia tan fascinante.

Saludos y feliz fin de semana.

Margarita dijo...

Te conozco de coincidir en el blog de Blanca Miosi, me pasé a curiosear tu blog, y me he encontrado con una entrada muy hermosa, la que le dedicas a tu hermana. Me gustó mucho el poema que te escribió, parece que el arte es genético, al menos, en vuestro caso. Y admiro la valentía que tuvo para dejar la ciudad e irse a un lugar más tranquilo, cerca de la naturaleza; me da envidia sana, si existe eso :). Siempre que puedo me hago una escapada del mundanal ruido.

En cuanto al libro de Daniel, la verdad es que ya me está tentando, por lo que dijiste en tu entrada, y porque he leído otras con la misma opinión en otros blogs. Aparte que es un tema inagotable el de la Segunda Guerra Mundial, y que a la mayoría nos interesa, no sé si será por la cercanía en el tiempo o porque es un periodo rico en acontecimientos increíbles, que apenas han sido esbozados, o que han estado ocultos hasta hace poco tiempo, que encierra todavía misterio.

Me ha gustado visitarte.

Un abrazo,

Margarita

MiánRos dijo...

Hola Margarita,

Es un placer que pases por aquí y dejes tus sensaciones. Lo cierto es que sí, quién pudiera armarse de valor y dejar este amasijo de ladrillos y asfalto, y buscar nuevos horizontes tan sanos y naturales lejos de la inercia de las prisas y el estrés. Ella lo hizo, sólo por eso ya me parece valiente, valiente.

El libro de Daniel se lee con mucha soltura, cuando quieres darte cuenta estás visualizando la contraportada.

Un abrazo, amiga. Gracias por pasarte.
Mián Ros