domingo, 14 de febrero de 2010

SEMANA DE SORPRESAS

Han sido días poco productivos en cuanto a escritura se refiere. He avanzado poco en la novela que estoy escribiendo, aunque no todo ha sido poco provechoso, ya que he podido finalizar un relato que llevaba tiempo rondándome por la cabeza y que tenía muchas ganas de plasmar definitivamente.

No obstante, la semana ha estado sembrada de sorpresas. ¡Y qué sorpresas!

Por un lado he recibido por correo la novela de mi querido amigo Daniel de Cordova, La Estrella de David, enviada desde USA. ¡Me ha hecho muchísima ilusión recibirla, Daniel!

La Estrella de David (sinopsis):
Para redimir el error que cometió en su juventud, un general nazi arriesgará su vida cuando intente salvar a sus mejores amigos... Una familia judía.

* * * * *

Por otro lado, mi querido compañero bloggero, Sergio, ha hecho una entrada en su blog digna de mencionar. Ha reunido a unos pocos compañeros de viaje en esto de la escritura en la que ha sido tan amable de incluirme (gracias, amigo); nos ha bautizado como, La Gener@ación del XXI; todo un detallazo por su parte. Entre ellos hay escritores que ya han publicado, otros estamos por hacerlo, como Dios manda, desde luego, pero con la obstinación entre las cejas de escribir y leer, leer y escribir (interesante bucle), disfrutando de este apasionado arte de entramar tramas, desplegar verbos y extender sentimientos por aquí y por allá, y demás aderezos necesarios.

Ojalá, y digo ojalá, de todo corazón, algun@ de la lista se rebele como gran precursor de esta generación que nombra Sergio, claro que sí, ¿por qué no? Hay escritores muy buenos entre los elegidos. Suerte amigos, y suerte a todas las novelas que tenéis en promoción o en ciernes.

Seguir este enlace para leer la entrada de Sergio en su blog: El Alma impresa.

Y a todos los seguidores de MIÁNROS LITERATURA HORIZONTAL, feliz semana.

16 comentarios:

Daniel DC dijo...

La sorpresa me la llevé yo al ver este artículo, mi estimado amigo.

No me queda más que decirte: disfruta la lectura.

Con lo de Sergio, es un honor pertenecer a la generación del XXI. Apoyo lo que dices y espero que cualquiera de este grupo, logre destacarse y llevar como estandarte nuestro principio fundamental: “somos una voz unida en ayuda hacia los más necesitados.”

Un cordial abrazo,

Daniel DC

Sergio G.Ros dijo...

Hola, MiánRos, me alegro que te haya hecho tanta ilusión lo de la entrada. Lo cierto es que somos un grupo muy heterogéneo, pero con una pasión común: la literatura.
Ojalá tú seas uno de los elegidos.
ah, y lo de Daniel, todo un detallazo.
Una abrazo, amigo.

MiánRos dijo...

Gracias Daniel, es lo menos que podía hacer, y descuida, que procuraré disfrutar a tope con la lectura de tu novela.

La verdad es que Sergio es muy buena gente. Siento que tiene un don natural de implicación; enseguida tiende la mano a todos los que asomamos a su alrededor, es increíble y de agradecer, claro que sí.

Un saludo amigo.

MiánRos dijo...

Pues claro que me ha hecho muchísima ilusión tu entrada, Sergio. El que contaras conmigo ante tanto talento que ya ha publicado es todo un honor, y un motivo de sonrojo, ja ja; no sé si he llegado al escalón adecuado aún, pues lo mío es seguir aprendiendo mientras leo y escribo. Desde luego sé que otros de la lista no han publicado como es debido (como yo o como tú, y algunos más) pero igualmente hay mucho talento en sus escritos.

Gracias por tus deseos que remito hacia ti; pronto alguna de tus obras se verá en todas las librerías y si no, dale tiempo...

Un abrazo, amigo.

B. Miosi dijo...

Son tres buenas noticias, Mián. Proseguir tu novela, recibir un regalo, y aparecer en la lista de los más buscados, je, je, es una broma, claro, ojalá fuera cierto y esa lista se convirtiera en la de los más buscados para publicar.

Una idea magnífica de Sergio, a quien considero un chico muy correcto y colaborador.

Por si no has leído, dejé un comentario del segundo capítulo de tu novela en el post correspondiente.

Y te las gracias por promocionar mi novela, siento una gran satisfacción saber que te ha gustado, ya solo con eso me doy por bien servida.

Un abrazo, ajmigo!
Blanca

MiánRos dijo...

Blanca,

Sí, y qué regalo.

Ojalá, ojalá fuera la lista para publicar, ja ja. Bueno, si te soy sincero, uno ha madurado lo suficiente para tomarse la vida como viene. Lo de publicar, pues bueno... el tiempo lo dirá (quizá sea resignación más que aprendida); la satisfacción la llevo impresa en sangre, cada vez que me acoplo al instante de escribir y el tiempo se detiene en un lapso invisible e intemporal que me resguarda.

Y de Sergio, que te voy a decir de Sergio que no hayas descubierto ya, en su persona, en sus actos, en sus escritos... Un rey campechano de corona extensible a los demás.

Sobre la reseña del fragmento del capítulo de Ángeles, sorry por no haberla visto antes. He pasado a leerlo y te he dejado un comentario en respuesta al tuyo; gracias de antemano.

No tienes que darme las gracias. El placer fue mío al leer El Legado, y la publicidad sino una forma de agradecimiento a tan magnífica novela. Espera y no tenga que volver a hacer otra reseña con las sensaciones que está despertando el libro en manos de mi mujer, ja ja; le está gustando mucho. Ya ves si te he hecho publicidad, el libro se mueve.

En fin, que mil gracias por pasar, amiga.

naTTs R dijo...

MianRos, paciencia con las musas, que son, además de caprichosas, bastante absentistas. Si no tienes muchas ganas de escribir, mejor que no fuerces la máquina.

Agradezco a la generación que me haya permitido encontrar este rinconcito de internet. Son muchos los que ya han cumplido su sueño, de manera que no pierdo la esperaza, y mientras tanto estais vosotros para compartir el progreso.

Un abrazo, y regreso
naTTs

MiánRos dijo...

Natalia,

Ja ja. Dios me libre de llevarme mal con las musas. Es más, dejo que jueguen y trasteen alrededor de mí cuanto quieran. Cuando la inspiración se pausa, lo dejo estar.

El placer es mutuo, haber encontrado el rinconcito donde descargas tus letras gracias a nuestro querido amigo Sergio, precursor de las buenas ideas.

Un saludo, amiga; nos seguimos leyendo, claro que sí.

Lola Mariné dijo...

Que todas tus semanas sean como esta, con sorpresas agradables y productivas.
Suerte tambien para ti en esa Generación XXI.

MiánRos dijo...

Hola, Lola,

Es cierto, que todas las semanas fueran como mínimo como ésta. Sólo una queja, que no he avanzado en la novela lo que me hubiera gustado. Las sorpresas si que han sido geniales.

Un abrazo, amiga. Y mucha suerte a ti con tu libro, "Nunca fuimos a Katmandú"; ya queda menos para que vea la luz ¿no?

Armando Rodera dijo...

Las semanas así hay que aprovecharlas, MiánRos, que luego nunca se sabe.

Yo también quiero hincarle el diente al libro de Daniel, que me llegó hace unos días y no he tenido tiempo todavía. Será el siguiente de mi lista, seguro que nos depara grandes momentos.

Sobre la entrada de Sergio, poco que añadir a lo ya dicho. Sólo sé que este es el principio de una generación de escritores que darán mucho que hablar. En el futuro recordaremos este momento con nostalgia, ya que Sergio dio el pistoletazo de salida para un grupo de amantes de las letras donde el talento es lo que más sobresale. Tiempo al tiempo.

Saludos.

MiánRos dijo...

Hola Armando,

Hay que aprovechar las semanas así, cierto; aunque uno hace lo que puede, ¡uf!
Desde luego, la escritura viene condicionada por el desgaste que hayamos hecho en el trabajo, no me cabe duda. Y te puedo asegurar que a veces llego molido (y mira que nunca me siento grano de trigo). Hay días que es más difícil perforar los caminos vanos que nos rodean pues parecen tomar cuerpo para no dejarnos avanzar. La destreza es, saber esquivar el momento. Pero qué te voy a decir. Sin embargo, los instantes que se presentan lúcidos es cuando avanzas el doble y recobras el tiempo perdido. Por eso, no me preocupo, sé que hay ratos para escribir, ratos para pensar y ratos para descansar, el conjunto forma el extracto para generar la obra final.

En cuanto a la entrada de Sergio creo que está todo dicho, o por decir, si es que alguno se rebela contra los elementos de lo que denominaríamos normal.

Gracias por pasar, amigo.
Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Mian, Resulta que no me ofendería si tu esposa deseara hacer una reseña de El legado, ja, ja, pero hecha por ella. La tuya es irrepetible.

Besos a ambos!

Blanca

Sergio Becerril dijo...

Hola Mián Ros,

Lo importante es que la novela esté en la cabeza, se escribe a ratos, pero se piensa en ella a todas horas, eso es lo importante, y que duela no escribir, así cuando se echan las manos al teclado uno se libera con una fuerza superior.

Un abrazo.

Sergio Becerril.

MiánRos dijo...

Irrepetible, gracias Blanca tan solo mostré mis sentimientos tras su lectura, y otros difíciles de exponer que dejaron impregnado mi alma.
Desde luego mi esposa te dejará su impresión en cuanto la acabe de leer.
Besos, amiga.

MiánRos dijo...

Hola Sergio,
Es cierto que la historia no para de girar dentro de nuestra cabeza, obviamente cuando uno se sienta la cosa parece lanzarse sobre la hoja en blanco de una manera que nos involucra hasta el fondo.
Te doy mi enhorabuena por formar parte de esa Generación del XXI que tu tocayo Sergio Ros ha forjado; suerte en tus escritos.
Un saludo, amigo. Gracias por pasar.