miércoles, 28 de octubre de 2009

David se cargó a Goliat

¡Qué recuerdo! Snif, snif...

Parece que fue ayer y han pasado ya seis años de la realización del dibujo que pende de la parte izquierda de este texto (pincha en la foto para verlo ampliado).

Permitirme que esta vez me desligue de la literatura, que no de la vena creativa que siempre he llevado, pues este trabajo (efectuado con la herramienta Photoshop) ha pasado ante mis ojos casi por casualidad.

Estaba haciendo reunión de archivos y carpetas, ya sabéis: pasando el plumero, sacando brillo y llevando a la papelera del reciclaje ficheros inservibles y otros enseres que embrutecen cualquier aposento, para que C y D (hermanos casi gemelos que comparten el mismo estómago de mi máquina) luzcan sin tanto peso y se haga menos tedioso y más ligero los ratos que paso delante de la pantalla del ordenador. Cuando... ¡Zaass!, lo he visto. ¡Anda estás aquí!
Bueno, no voy a contar los sentimientos que se han despertado en mi interior al ver el dibujo nuevamente, os podéis hacer una idea.

Pues bien, y a cuenta de qué todo esto, os preguntaréis. Por qué subo un chisme relacionado con el Real Madrid. Pues porque además de la casualidad de encontrar este archivo JPG, el equipo que me ha brindado tantas alegrías (también berrinches), perdió estrepitosamente ayer por la noche.

El equipo de segunda B, Agrupación Deportiva Alcorcón, endosó, al todo poderoso equipo de Primera, el Real Madrid, nada menos que 4-0, ahí es nada. Un resultado que escocerá, y mucho, a los seguidores blancos. Y tener en cuenta que este resultado entrará en la historia de las humillaciones más grandes del prestigioso club de la capital (David se cargó a Goliat).

Esto me lleva a pensar que hasta la cosa más inverosímil y pequeña puede hacer cosas grandes. Llevado al terreno de la literatura... yo, que a veces me siento más pequeño que lo pequeño que se sienten los más pequeños, quizá llegue a sobresalir y asome entre algo medianamente grande... por qué no, pero eso... eso es otra historia, como terminan diciendo muchos cuentos.

Cuidaros. Hay alguien por ahí, en alguna parte, disfrazado de Calabaza (esta semana de muertos) que quiere haceros, truco o trato.

“¡Andar con Ojo! Los zapatos son para el distraído...” (Mián Ros)

UN ABRAZO A TODOS, SÍ A TODOS...

12 comentarios:

Nani dijo...

Es verdad, qué recuerdos me trae esta entrada!!! Por varios lados: por lo que toca al Real Madrid, parece que no están en su mejor racha y me acercas recuerdos de la etapa reciente de los blancos "galácticos" y por qué no, de aquellos más añejos y gloriosos años de Michel, el Buitre, Hugo Sánchez... ¿te acuerdas? en los que eran un muro invencible. Por el lado creativo también me trasladas a la época en la que no parabas de dibujar fuera donde fuese. Incluso en una esquinita de cualquier servilleta de un bar o un pub, no perdías oportunidad para plasmar alguna divertida caricatura de Paul Stanley o Gene Simmons (tus nunca olvidados KISS). Ahora has cambiado los pinceles por la pluma (o mejor dicho, el carboncillo por el teclado), pero es lo mismo, tanto con tus dibujos como con tus historias nos deleitas igualmente. Te animo a que añadas más dibujos tuyos en el blog y también a que sigas escribiendo, pues es verdad y yo también lo creo así, que en muchos aspectos en la vida el pequeño David ha de ser capaz de vencer a su Goliat. No te sientas tan pequeño, que tú eres muy GRANDE!!!

Knabe Mit Koffer dijo...

El Alcorcón se lo merecía, y el Madrid también. Más les vale a la directiva que se busquen un buen entrenador que enseñe a sus jugadores a trabajar en equipo y se olviden de contratar a fantoches. No hay que irse a otras ligas para encontrar ejemplos de superación y buen juego. La temporada pasada volví a disfrutar del futbol.

Daniel DC dijo...

Hola Miguel,

Desconocía tus habilidades con el dibujo. El que adorna este articulo, es excelente. Te felicito. Sigue explotando esa cualidad.

Cuando sientas que la industria literaria parece un camino imposible de conseguir sus sueños, recuerda las palabras de Galadriel cuando le dijo a Frodo: «incluso la persona más pequeña puede cambiar el curso del futuro»

Un cordial abrazo,

Daniel DC

Deusvolt dijo...

Jolines, MiánRos, compartimos muchas cosas: a mí también me gusta dibujar y hacía mis pinitos y también me gusta el Real Madrid. Lo que ocurre es que desde hace unos años no sigo apenas el fútbol. Para mí ha perdido parte del encanto que tenía antes, o a lo mejor soy yo.
Tu entrada dice mucho de lo que puede deparar el destino: ¿Quién sabe lo que ocurrirá?
Por cierto, el Buitre era mi jugador preferido. REcuerdo una vez que Valdano se puso a describir al Buitre y dijo algo así como: no es bueno chutando, no tiene gran forma física, no tienen fondo, no tiene corpulencia, no es un buen rematador de cabeza... ja,ja... ¡¡pero tiene algo!!!
Oye, ¿quién te dice que nosostros no "tenemos ese algo"?
Crucemos los dedos, amigo.
Un abrazo.
Sergio.

MiánRos dijo...

¡Qué recuerdos me traes con este comentario, Nani!
Te has colado sin avisar y me sorprendes, como siempre.
¿Acaso te conozco? Mira que guardaba muy adentro los instantes de garabatear servilletas. Pero has llegado con tu sutileza, has hurgado y removido el fondo, sacando a la superficie otros recuerdos, adosados a otros más que sostienen momentos puntuales en los que yo, junto a ti, me sentía flotar tremendamente enamorado.
Premio tu cercanía, no sabes cuánto bien me hace.
Te quiero.
Gracias por tu ánimo. Seguiré tu consejo y subiré algún dibujo más de vez en cuando.

MiánRos dijo...

Bienvenido, Koffer.
Soy de los que gusta saborear el buen toque de balón (en su día lo practiqué, no a nivel profesional, aunque que sí hice mis pinitos; hasta regalé mis copas conseguidas como pichichi al bar que teníamos justo al lado de casa; era la sede y club (tenía yo por aquel entonces 19 años). Es obvio que el Real Madrid estos años está lejos de ofrecerme un mínimo de exigencia, ni siquiera algo similar. No llegan ni a triangular, ni a dar bien tres pases seguidos ¡un horror! Sin embargo, disfruto del Barcelona, Sevilla, Atlético de Madrid, Valencia etc... sobre todo cuando juegan en Europa; si gana alguno de ellos ni te cuento. Aunque no hagas un personaje muy forofo de mí, la verdad. Uno ya hace tiempo que destapó el anclaje de intereses que sustenta todo el mundo del fútbol, lejos de la mera simpleza de tocar una pelota y chutar con pantalón corto para que ésta entre en una de las porterías.
Qué grande sería este deporte entonces sin lo que hay detrás...

Gracias por tu comentario.
Un saludo.

MiánRos dijo...

Hola, Daniel.
La faceta de dibujante casi la tenía olvidada. Realicé un curso de aventuras gráficas justo al término de octavo de E.G.B. Ya en el año ochenta tenía muchos comics realizados por mí (terminados y encuadernados caseramente); los llegaba a colorear e incluso recorrí alguna que otra editorial presentándolos (qué atrevimiento el mío). Ahora los veo y puedo distinguir por qué no me aceptaron; era un joven temerario sin miedo a nada, hoy jamás me hubiera aventurado a tal empresa sin estar seguro realmente de lo que llevo entre las manos (no eran malos, pero había mucho que retocar). Todo lo contrario que me ha ocurrido con lo de escribir, que es algo muy actual. Un tropiezo grato. Quise hacer un cuento para que lo leyera mi hija y fíjate, no sé si por la creatividad que llevo inyectada en vena, pero ya no he parado desde entonces.

Bonitas palabras las de Galadriel. Yo siempre he macerado un pensamiento propio: un océano es algo inmenso y grandioso, pero si lo fraccionas siempre obtendrás unas diminutas gotitas de agua, que son, eso, cositas transparentes y menudas, que si las vuelves a juntar serán navegables y magnánimas a los ojos.

Encantado de leer tus sensaciones, gracias

Un saludo.

MiánRos dijo...

Me alegro de "verte" Sergio.
Cierto es, qué parecidos somos los dos. Es agradable encontrar una persona que comparta tantos gustos y sentimientos semejantes a los míos.
Y no menos cierta la anécdota del buitre que comentas; pensaban que no iba a ser nada y mira; tenía ese "algo" para sobresalir del resto. Quién sabe si nos ocurrirá alguna vez lo mismo.
Sigo tu consejo y cruzo los dedos, pero no por mucho tiempo se me trashdgban ladts lescjtras dek ordjdhfador, ¿tú me entiendes, no?

Un fuerte abrazo.

la nena dijo...

Lo del Madrid...es que es muy fuerte!!! pero me alegro que le marcaran 4 por fantoches. El Alcorcón a puesto en su sitio al Madrid, para que no esté tan subidito...Si es que a este paso yo me cambio de equipo, me voy a hacer del Alcorcón, si, si.
Cambiando de tema y mirando al pasado...recuerdo a Miguel dibujando en la habitación "pequeña", en las pizarras del cole, jeje barnizando los tebeos que hacia de monstruos; mientras dibujaba hacia un ruidito con la boca y un golpeteo con las manos simulando una bateria, y yo que por aquel entonces que era muy pequeña, me preguntaba...¿cómo hac ese ruidito que parece una bateria de verdad? Hasta que me lo enseñó, y nos marcabamos unos conciertos imaginarios...
Un besote

MiánRos dijo...

¡Qué alegría Carmen!

No sé si se lo merecían o no, pero estas cosas deben pasar más de vez en cuando, para despabilar a los que creen que antes de bajarse del autobús ya tienen el pártido ganado. Alguno no sabe el prestigio ni la camiseta que tiene que sudar; bueno, otros no saben que es eso de sudar ni creo que lo lleguen a conocer...

Lo de los ruiditos dibujando era graciosísimo; la orquesta que armábamos colosal; para encerrarnos en el primer Psiquiátrico, vaya.

Cómo me ha gustado volver a verte por aquí, leer tus sensaciones. no tardes en volver.
¡Ah! Estoy deseando que reabras el blog.

Un beso muy fuerte; saluda a Pablo.

Sombras Chinescas dijo...

Cada vez que un pobre aspirante a escritor se enfrenta a la inmensidad del papel en blanco y sale airoso, es un nuevo triunfo de David. No hacen falta más alharacas ni colosos abatidos.

Saludos.

MiánRos dijo...

(Alharacas), complejo palabro Sombras; me gustó.

Cierto es, pues el problema de David llega cuando no sale airoso del papel en blanco y es devorado por la monstruosidad del vacío (Goliat) al que se enfrenta.

Gracias por el comentario.
Un saludo.