miércoles, 23 de septiembre de 2009

Llámalo como quieras: cariño, amor, confianza, pero cuando un hijo menea la cabeza mirando al suelo y suelta delante de su madre sin contener un ápice su acción:

“Mi padre está defectuoso”

Se te queda una cara de... ¿?

Pues eso... Podéis buscar el calificativo que gustéis, yo encontré uno, pero no os lo voy a decir; secreto de sumario, íntimo y personal.

No obstante y a fin de cuentas, lo pasamos bien.

Pero a ver, reflexionemos al menos un par de segundos: deduzco que "las idas de olla” o lo que yo entiendo como, "Desprendimiento del Líquido Cerebral", a veces, y digo bien, a veces, saltan fuera de mí y se mezclan con la realidad. Vale, de acuerdo, es evidente que mi hija lleva razón y lo admito, porque últimamente me salen demasiadas gansadas, pero no lo puedo evitar; ciertamente, tampoco lo voy a negar.

¡Pero qué leche!, digo yo. Qué sería de esta acomodada vida de costumbres que llevamos soportando este papel principal anodino y necesario (no siempre) de nuestra propia serie, sin esa pizca de locura que obviamente salta inconscientemente de cuando en cuando activando de otro modo nuestro interior; aunque sólo sea por despabilar todos los músculos que articulan la risa de todos cuanto nos rodean, y de la satisfacción de uno mismo, ¡qué demonios! La serie a la que yo pertenezco en este entretenimiento de vivir es sin lugar a dudas de género familiar; aunque me encuentro un tanto encasillado en el típico actor locatis.

Ella sigue riendo, me refiero a mi hija, y no va a parar en su afán, me temo, ni detendrá ese meneo de cabeza mientras yo siga soltando Líquido Cerebral para hacerla sonreír a cada momento. Seguramente se está haciendo una pregunta. ¿Qué cómo lo sé? ¡Hombre por Dios! ¡Hasta ahí podíamos llegar!... soy su padre; defectuoso o no, pero lo soy, y eso no lleva ninguna connotación rara ni nota a pie de página que sea, además de defectuoso, tonto. ¡Espera! Uf, no la hay. Por un momento creí ver unas letrillas chiquininas ahí abajo... ¡qué susto! Al menos eso me contó mi madre cuando me sacó de donde me había escondido y vio que no traía ninguna pieza rota; lo que nunca me contó sí venía con un pan o con el librillo de instrucciones...

“¿Cuándo se averió este padre mío?”

¡Vaya!, sigues en las mismas... ¿Esa es la pregunta que esconde esa carita de destornille a punto de estallar de un momento a otro? Pues he acertado de pleno, ya que se trata de la misma que yo estaba barajando; espera, espera ¿desde cuándo me gustan las cartas? ¿Bueno?

Mejor paso a responder.

Quizá pueda ofrecerte un:

“Pues no lo sé, hija. A lo mejor vine así de serie; ojos alógenos, sonrisa regulable, pestañas inteligentes, peanas de aleación ligera y perfil bajo (este punto no es por el culo, que quede claro, si se me permite decir), y un temperamento a prueba de choques, con airbag en cabeza, codos y dedillos inferiores para que todo el que venga conmigo viaje seguro y sin miedos. Aunque con esta composición... ya veríamos quién es el guapo que se viene conmigo.

¿Te das cuenta, hija? Este es el padre que te ha tocado, ya no quedaban otros cuando naciste, y menos de ésos; sí, de ésos; de los anticuados y serios carcamales que se recalentaban a las primeras de cambio, que te dejaban tirado por menos de nada y te daban un bocinazo que te temblaban hasta las orejas; qué te voy a decir, si tú no los has conocido, esa es la suerte que te llevas.

Sí, ríete si quieres; tómame o déjame, pero no trates de arreglarme pues ya es demasiado tarde. Como tu gracioso gesto indica, no tengo remedio.

¡Ya te digo!; no tengo remedio, no tengo remedio, no tengo remedio...
¡Joder!, a ver si vas a tener razón y estoy más escacharrado de lo que pienso...”

Pase lo que pase, quiero que me guardes un secreto... Acércate.

Un poco más; así:

"Colecciono tus sonrisas, no tengas miedo a reír..."

MiánRos
(Este post está dedicado a mi hija. TE QUIERO)

*****************

No creáis que se me ha olvidado subir el relato del concurso, Tolky Monkys; seguramente en breve lo haré. El día 30 acaba el plazo para la presentación de historias; el 30, suena bien, me gusta, quizá sea un buen día para subirlo.

UN ABRAZO A TODOS; SÍ HOMBRE, A TODOS.

No hay comentarios: