miércoles, 8 de julio de 2009

LAO TSE. “No corras. Ve despacio. No hay adonde ir. Todo viaje empieza y termina en uno mismo”.
Esta perla de Lao Tse es una enseñanza filosófica que aguarda a todo caminante. Más de uno se la salta a la torera, pongamos como ejemplo a... Fernando Alonso... ¡Ejem, vaya! Soy consciente de que ha sido un chiste fácil y bastante malo. Yo tampoco tengo demasiada prisa, aunque al decir -demasiada- ya me estoy contradiciendo. ¡Mecachis! Esto es más difícil de comprender de lo que parece. Si es que las frases las carga el demonio... ¿o no era así?

No te alejes mucho de ti mismo, podrías no encontrarte.
MiánRos

3 comentarios:

Knabe Mit Koffer dijo...

El mismo libro de Lao Tse está lleno de contradicciones, no te apures. Lo que verdaderamente importa es encontrar respaldo a las propias convicciones.

Un saludo, y gracias por colmar mi blog con tus excelsos y extensos comentarios.

la nena dijo...

Al leer esta entrada, me han venido recuerdos de una joya que llegó a mis manos hace 18 años y que guardaba como oro en paño ( me llegó al alma, de verdad ) Es un pensamento filosófico, un modo de vida que guardaba en una carpeta junto con el resto de pensamientos y poesias que me hacian sentir en paz.

DESIDERATA del latín desiderata "cosas deseadas"

Anda plácidamente entre el ruido y la prisa, y recuerda la paz que se puede encontrar en el silencio. En cuanto te sea posible, Vive en buenos términos con todas las personas, enuncia claramente tu verdad; escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante; ellos también tienen su historia. Evita las personas ruidosas y agresivas, pues son un fastidio para el alma, Si te comparas con los demás, te volverás vano y amargado; porque siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú. Disfruta de tus logros así como de tus planes. Mantén el interés en tu propia carrera, por humilde que sea; ella es un tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos, se cauto en tus negocios; pues el mundo está lleno de egoísmos, Pero no te cierres a la virtud que hay en ella; mucha gente se esfuerza por alcanzar nobles ideales; y en todas partes la vida está llena de heroísmo, se tú mismo. En Especial, no finjas el afectos. Tampoco seas cínico en el amor; porque medio de todas las aridez y desengaños, es perenne como la hierba. Acata dócilmente el consejo de los años, abandonando con donaires las cosas de juventud. Cultiva la fuerza del espíritu para que te proteja en la adversidad repentina. Pero no te angusties con fantasmas. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Junto con una sana disciplina, se benigno contigo mismo.
Tú eres una criatura del universo, no menos que los plantas y las estrellas; y tienes derecho a existir, y sea que te resulte claro o no, el universo marcha como debiera.
Por lo tanto, manténte en paz con Dios, cualquiera sea tu modo de concebirlo y cualesquiera sean tus trabajos y aspiraciones, mantén la paz con tu alma en la bulliciosa confusión del planeta, que con todas sus farsas y sueños fallidos, sigue siendo hermoso. Ten cuidado. Esfuérzate por ser feliz.

La desiderata de la felicidad, escrita en 1927 por Max Ehrmann.

MiánRos dijo...

¡MADRE MÍA, hermanita! Sin palabras... ... ... ...
Bueno, venga vaaaaaaaale, yo también voy a decir algo. Parece que eso de dejar extensos comentarios viene de familia, me da... que va a ser eso...
Me parece magnífico que tengas esa joya guardada como oro en paño. Acato todo cuanto dice Max Ehrmann, pero no porque lo diga él, sino porque todos esos valores han cruzado frente a mis ojos en algún momento de mi vida, como el gato negro y gris que se adelanta a mi paso cada mañana, cansino gato.
Si me dices que te mire, te miro. Si me provocas la risa, me río. Si me mandas callar, me callo. Pero no me pidas que me quede porque me tengo que ir. Adiós.
MiánRos